Idioma

Apuntes | Llega la recesión a la economía…y eso son buenas noticias para los inversores racionales


"El clima económico sigue cambiando a una velocidad vertiginosa. Durante los últimos dos años pasamos de temores de “leve” recesión en Estados Unidos, a un crecimiento sólido, y de nuevo a una inminente caída de golpe a causa de la cuarentena global por coronavirus", afirma el economista Guillermo Barba. Y es que los últimos datos macro conocidos, anticipan una caída en el PIB global que puede alcanzar cotas inimaginables hace tan solo unos meses. Se habla que el PIB de EE.UU. puede caer más del 10% en el segundo trimestre. Algunos hablan de más del 20%

 
Pero hay que mirar con algo más de perspectiva, como señala Barba: Tenemos que ver más allá de la actual coyuntura, pues ya no se trata solamente del Covid-19. La actual frenada económica en seco tendrá un fuerte impacto en el PIB global, y si antes estaba descartada una recesión mundial en 2020, ya no lo está, con independencia de si se encuentra pronto una cura o vacuna para el nuevo virus.

Con la mayor parte de Europa y Estados Unidos encerrados en casa para mitigar la velocidad de los contagios, esta vez ha sido una enfermedad y no una quiebra bancaria, ni la de ningún país, ni una guerra, el detonante de una recesión que se había demorado demasiado en llegar.

El interminable ciclo de auge y crisis en que nos encontramos inmersos, a consecuencia de la intervención de gobiernos y bancos centrales en la economía para estimular el crecimiento desenfrenado de la deuda, ha tenido en Estados Unidos su período más largo de expansión sin caída desde que se tiene registro. Y es que desde 2009, ya son 11 años al alza.

El punto es: ¿puede la economía crecer sin caer desde más alto, cuando los alfileres que la sostienen son los de una deuda global exponencialmente creciente? Claro que no. La parte “fea” de las deudas es que se tienen que pagar, y si se expanden de manera irresponsable -que es como “estimulan” la economía-, los impagos tarde o temprano llegan creando una reacción en cadena. Volverá a pasar.

Según el Buró Nacional de Investigación Económica de la Unión Americana (NBER por sus siglas en inglés), han habido 33 ciclos económicos en ese país entre 1854 y 2009. El promedio de duración del crecimiento ha sido de 3.2 años, y el de contracción 1.5 años, con lo que en promedio un ciclo tarda casi 5 años en completarse.

La mayor contracción registrada fue la Gran Depresión de 1929 que se prolongó por más de 3 años y medio. La segunda más larga fue la Gran Recesión que empezó en 2007 y duró sólo un año y medio gracias -otra vez- a la hasta entonces mayor inyección de estímulos y liquidez de la historia.

No podemos saber de antemano cuánto durará esta recesión si así se confirma, pero es un hecho que estamos en las primeras etapas.

Los próximos cuatro o cinco meses serán los más críticos para la salud pública y la de los mercados financieros.

La buena noticia para nosotros como inversores es que justo en períodos de pánico es cuando la mayor transferencia de riqueza ocurre: por necesidad o miedo, miles o millones de inversores liquidan posiciones en toda clase de activos para hacerse de liquidez (efectivo) en divisas fuertes -sobre todo en dólares-, y con ello desploman los precios de esos instrumentos.

Con ello se abre una ventana de oportunidad para compradores racionales, que saben que no importa lo profundo que sea el desplome, la recuperación de aquellos activos con buenos fundamentos por el lado de la demanda, tiene que llegar.

Fuente: Propia y Guillermo Barba


Aviso legal: Ni Verbolsa ni ninguna persona involucrada en Verbolsa aceptarán ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño en el trading como resultado de la confianza en la información contenida en este sitio web, incluidos datos, cotizaciones, gráficos y señales de compra/venta. Por favor, infórmese plenamente de los riesgos y costes asociados a las operaciones en los mercados financieros, una de las formas de inversión que más riesgos entrañan.
Verbolsa le quiere recordar que los datos contenidos en este sitio web no son necesariamente en tiempo real ni exactos. Todos los precios de acciones, índices, futuros, divisas y señales de compra/venta son indicativos y no son apropiados para fines de comercio. Además, no son proporcionados por la Bolsa, sino por “market makers”, por eso los precios pueden no ser exactos y diferir del precio real de mercado. Verbolsa no asume responsabilidad alguna por las pérdidas en que usted podría incurrir como resultado de la utilización de estos datos. No se hace responsables de la toma de decisión de compra-venta de valores a través de datos u opiniones colocados en verbolsa.com.

Términos y Condiciones
Política de Privacidad
Advertencia de Riesgo

play google facebook twitter Contacto

© Verbolsa.com 2019